El Ego distorsiona tu realidad

Cuando sufres de una forma continuada como consecuencia de tus conductas, suele aparecer esa voz pidiéndote que cambies algo.

Simplificando, la vocecilla podemos decir que proviene de tu “yo esencial”, y lo que hace es llamarle la atención a tu Ego.

Te pongo un ejemplo sencillo para que puedas entender el ego: seguro que alguna vez has escuchado o dicho de una persona en relación a su extremada cabezonería que tiene un ego muy grande, y acto seguido: “pero en el fondo no es así, es un pedazo de pan”

Podemos decir que en ese “fondo” se encuentra  su “yo ensencial” y que la cabezonería es la conducta por la cual se expresa su Ego.

Es por eso que tus conductas te harán sufrir siempre que no estén alineadas con tu esencia.

Pero ¿qué es el Ego?

La palabra Ego significa en latín “yo” y de ella derivan otras como egocentrismo o egoísmo. Quizás sea por eso que la connotación que le damos al Ego es más bien negativa..

Pero la realidad es que tú, yo y todo el mundo tiene Ego, y no es nada malo.

El Ego es una construcción mental de quien eres.

Una autoimagen.

Un “yo” que has fabricado a partir de experiencias, creencias..

Así pues tienes un yo esencial que es el que interviene y te habla para guiarte desde lo más profundo de tu interior, y un yo construido a partir de todo aquello con lo que te identificas que es tu Ego.

Asociarlo con el concepto “identidad” puede ayudarte a asimilarlo.

Pero tú no eres tu Ego, porque tú no eres tu identidad. Si eso fuera así, si en algún momento desaparece aquello con lo que te identificas, dejarías de ser tú, ¿no es así?

Quizás estés pensando.. ¿Cómo yo no voy a ser “yo”?  angry

Profundicemos un poquitín más..

Tu yo esencial: el vaso que se llena de Ego

Voy a intentar ponerte un ejemplo bastante ilustrativo que te ayudará sin duda a comprender la diferencia entre tu yo esencial y tu Ego.

Imagina un bebé recién nacido, y piensa que es como un vaso vacío: tiene una vida por delante para “llenarse”. 

Baby Faith

Si comparas ese bebé con cualquier otro en el mundo, más allá de su aspecto, seguramente te provocará sentimientos similares y verás a ambos esencialmente iguales.

Imagina ahora a esos mismos niños 20 años más tarde: sin duda verás bastantes diferencias. Esto se debe a que sus vasos se han llenado, de forma diferente, algo que sin duda te ha pasado a ti también.

Pero el vaso, independientemente de lo que contenga, sigue siendo esencialmente un vaso.

Tú también tienes un vaso, tu “yo esencial” que a lo largo de la vida, se ha ido llenando de todo aquello que has aprendido y experimentado desde tus sentidos, lo que ha construido tu forma de pensar, tus creencias, sentimientos…

Todo eso de lo que has llenado tu esencia es tu Ego.

Por eso cambias y cambiarás a lo largo de la vida (sacamos y metemos cosas del vaso), pero esencialmente permanecerás siendo siempre la misma persona.

La verdadera esencia

En realidad la verdadera esencia no se puede definir ni comprender de una forma racional, porque en sí es una irracionalidad..     

Si tienes la extendida creencia de que todo lo que se ve es real, y todo lo que no, es irreal, te será mucho más complicado llegar a descubrir tu esencia.

Fijate que digo descubrir y no comprender, porque la esencia no podrás alcanzarla de un modo racional, ya que en cuanto lo hagas, estarás poniendo al Ego en medio, el cual lo va a interpretar desde de su conocimiento.

Por eso, aunque escribiera 5 entradas hablando del asunto, no podría darte pautas para que alcances tu esencia.

A lo que si te puedo ayudar es a descubrir quién no eres, lo cual si aprendes a manejarlo te ayudará y mucho en tu vida cotidiana.

Te proporciono aquí un ejercicio muy práctico que sin duda te ayudará a realizar ese proceso de desidentificación.

El ejercicio consiste en lo siguiente:

  • Haz una lista con todas las etiquetas que se te vayan ocurriendo.
  • Toma una foto tuya o haz un dibujo que te represente y pégale todas estas etiquetas.
  • Obsérvalas todas en su conjunto, habrá algunas que te gusten y otras que no tanto. Ninguna de ellas constituyen tu yo esencial, ya que pueden ser modificadas por otras, de modo que si las quitas todas estarás totalmente desidentificad@
  • Puedes “jugar” a construir tu Ego ideal eliminando aquellas etiquetas que no te gusten o cambiándolas por otras que te gustaría ver ahí.

Nota: el hacerlo con una foto es para realizar una visualización, que es más potente, si bien puedes usar un vaso e introducir las etiquetas o simplemente hacer la visualización del ejercicio de un modo mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿QUIERES MI EBOOK 10 PASOS PARA SANAR LA INFANCIA?

 

Deja tu correo y mira en entrada y/o spam y acepta para recibirlo

UN ABRAZO

Close

WELCOME,

Enjoy luxury, exclusivity and discretion

NOW TREAT YOURSELF!

Get 25% Off & Free Shipping On Your First Order. Enter Code WELL25SPE

- CURSO POR EMAIL GRATUITO -